opinión

Periodistas policías

«A estas alturas nadie se sorprenderá si explicamos que la prensa y los cuerpos policiales hacen política»

per Jonathan Martínez, 23 de juny de 2022 a les 20:00 |
Llegeix aquí la versió en català de l'article de Jonathan Martínez

Fue el 3 de marzo de 2014. En plena depresión económica
y bajo la bota de la austeridad, el Museo Guggenheim de Bilbao hospedó a los promotores del Foro Económico Mundial. Llamaron al evento Global Forum Spain. Su propósito era unir en un mismo brindis a políticos, empresarios, banqueros y gerentes de organismos internacionales a los que nunca nadie ha votado.


En el hotel Meliá, el rey Juan Carlos mantuvo un cálido encuentro con Christine Lagarde, por entonces directora del Fondo Monetario Internacional. A la reunión asistió Luis de Guindos como ministro de economía de Rajoy. Aún no lo sabíamos, pero al penúltimo Borbón le quedaban dos meses y medio para jubilarse entre sospechas de corrupción. Lagarde abandonó el FMI en 2019 y se convirtió en presidenta del Banco Central Europeo. De Guindos es ahora su vicepresidente.

Lejos de las sábanas de seda, las calles se llenaron de protestas sindicales. De proclamas sociales. De consignas contra la Troika. Por un instante la cosa se puso fea. En la Gran Vía de Bilbao, unos pocos manifestantes arremetieron contra los escaparates bancarios. Hubo pintadas. Lunas rotas. Contenedores heridos.


Los titulares de prensa invitaban a pensar en el apocalipsis. Sin embargo, al lado de los chalecos amarillos franceses, por ejemplo, los muchachos embozados de Bilbao parecían los invitados de un pícnic infantil. El ayuntamiento se abonó a las hipérboles mediáticas y condenó "uno de los ataques de violencia y vandalismo más duro y grave que ha sufrido en su historia la Villa de Bilbao". Si pensamos por un segundo en las miles de víctimas aplastadas durante la toma franquista de la ciudad, la declaración del Consistorio cobra el aspecto de una oportunista banalización.

La pornografía de la violencia es un género clásico de la prensa de bien y de las instituciones. ¿Cómo no pensar en los mitológicos anarquistas italianos que viajan a nuestras tierras a caldear toda protesta que se precie? ¿Dónde están las ballestas y los arpones que según El Español empuñaban quienes se manifestaban contra el encarcelamiento de Pablo Hasél? ¿Qué fue de los incendiarios okupas detenidos por portar un mechero que regalan con el tabaco de liar? ¿Estarán leyendo estas palabras los veteranos de la kale borroka que según El Confidencial atacaban a la Policía en Barcelona arrojando piedras con guantes de cesta punta?


Resulta que el próximo 29 de julio se celebra la cumbre de la OTAN en Madrid. Y resulta que también se celebrarán protestas. La prensa de orden no ha querido faltar al cordón policial. El otro día, El Confidencial difundía datos privados del activista que anunció la marcha anti-OTAN. Lo llaman "radical de extrema izquierda" y todo invita a pensar en una filtración de la Brigada de Información de la Policía. A estas alturas nadie se sorprenderá si explicamos que la prensa y los cuerpos policiales hacen política. Y a veces la hacen de la mano. Hay comisarías que parecen redacciones y hay redacciones que parecen comisarías.

 

Mostra el teu compromís amb NacióDigital.
Fes-te subscriptor per només 59,90€ a l'any, perquè és el moment de fer pinya.

Fes-te subscriptor

 

Jonathan Martínez
Jonathan Martínez (Bilbao, 1982) és investigador en Comunicació Audiovisual. Col·labora en diversos mitjans com Naiz, Ctxt, Kamchatka, Catalunya Ràdio, ETB i TV3. A Twitter: @jonathanmartinz
04/08/2022

L'eterna possibilitat de la guerra

04/08/2022

La eterna posibilidad de la guerra

21/07/2022

La mentida com a línia editorial

21/07/2022

La mentira como línia editorial

07/07/2022

La memòria de Gustau Muñoz

07/07/2022

La memoria de Gustau Muñoz

23/06/2022

Periodistes policies

23/06/2022

Periodistas policías

09/06/2022

El negoci dels murs

09/06/2022

El negocio de los muros

Participació