opinió

Kabul

«Ya nadie parece recordar la guerra santa que libró el Ejecutivo de George W. Bush tras los atentados del 11S»

per Jonathan Martínez, 12 d'agost de 2021 a les 20:00 |
[Podeu llegir aqui la versió en català]

La fotografía fue tomada en la Universidad de Kabul
en algún momento de los años cincuenta, tal vez los sesenta. Sobre la pared puede verse un panel con dibujos de artrópodos. Un hombre vestido de bata blanca instruye a los alumnos en el manejo del microscopio. Es una clase de biología. Ellas llevan el cabello descubierto. Los rostros descubiertos. No hay burkas. No hay hiyabs. No hay nada en sus vestimentas que nos remita a la idea que nos hemos formado de Afganistán.

Anahita Ratebzad estudió medicina en aquellas aulas apenas tres años antes de convertirse en una de las primeras mujeres electas de la Cámara del Pueblo afgano. Era 1965 y Ratebzad había cofundado el PDPA, un pequeño grupo comunista que terminaría encabezando la Revolución de Saur en 1978 y liderando la nueva República socialista hasta 1992.
 
Hay otra imagen que explica la historia reciente de Afganistán. Es 1983 en el Despacho Oval de la Casa Blanca. Varios hombres de aspecto oriental rodean a Ronald Reagan. Son embajadores muyahidines. A partir de 1979, bajo el auspicio de la Operación Ciclón, la CIA despachó varios miles de millones de dólares a los integristas islámicos que combatían contra el PDPA. Aquella guerra nos dejó la fotografía icónica que Steve McCurry tomó a una niña en un campo de refugiados de Pakistán. Los ojos verdes de Sharbat Gula ocuparon en 1985 la portada más insigne de National Geographic.

 
En 1992, tras la caída de la Unión Soviética, la balanza de la guerra civil se decantó por los muyahidines y nació el nuevo Estado Islámico de Afganistán. Poco a poco, la facción talibana fue adueñándose del territorio y conquistó Kabul en 1996. Anahita Ratebzad consiguió huir a Bulgaria. Las mujeres que permanecieron en el país fueron despojadas de todos sus derechos y sepultadas bajo un burka. La Universidad de Kabul cerró sus puertas y dejó a ocho mil alumnas sin exámenes. Sin microscopios. Sin pósteres de artrópodos.
 
Estas últimas semanas llegan nuevas noticias desde Afganistán. Los talibanes, desplazados del poder en 2001 por el ejército estadounidense, han recuperado el control de varios distritos y miran hacia Kabul. Ya nadie parece recordar la guerra santa que libró el Ejecutivo de George W. Bush tras los atentados del 11S. El negocio de la destrucción y reconstrucción a mayor gloria del exvicepresidente Dick Cheney y sus contratos millonarios con Halliburton.

 
Ahora las cabeceras de medio mundo se preguntan cómo hemos podido llegar hasta aquí. Pero para comprender los periódicos de hoy hay que leer los periódicos de ayer. En un ejemplar de The Independent de 1993 puede encontrarse una vieja fotografía de Osama Bin Laden junto a un titular laudatorio. "Guerrero antisoviético pone a su ejército en el camino hacia la paz". Hay palabras que no dicen nada y hay imágenes que gritan hasta el más recóndito de los secretos.

 

Mostra el teu compromís amb NacióDigital.
Fes-te subscriptor per només 59,90€ a l'any, perquè és el moment de fer pinya.

Fes-te subscriptor

 

Jonathan Martínez
Jonathan Martínez (Bilbao, 1982) és investigador en Comunicació Audiovisual. Col·labora en diversos mitjans com Naiz, Ctxt, Kamchatka, Catalunya Ràdio, ETB i TV3. A Twitter: @jonathanmartinz
14/10/2021

Ossos

14/10/2021

Huesos

23/09/2021

Volcanes sociales

23/09/2021

Volcans socials

09/09/2021

Els mercaders de l'odi

09/09/2021

Los mercaderes del odio

26/08/2021

Visca la mort

26/08/2021

Viva la muerte

12/08/2021

Kabul

12/08/2021

Kabul

Participació