opinió

Todos los días es 11-M

«Aquellos que vieron a ETA en Atocha en 2004 también vieron terrorismo en Altsasu en 2016 o en una pirotecnia de Sabadell en 2019»

per Jonathan Martínez , 11 de març de 2021 a les 20:00 |
[Pots llegir aquí l'article traduït en català]

Todo el mundo conserva algún recuerdo más o menos nítido del 11 de marzo de 2004. Hay quien desayunaba un cigarrillo en el bar de abajo cuando estallaron las imágenes sangrientas en la pantalla. Hay quien se había mudado a Madrid y recibió la llamada preocupada de algún pariente que nunca llama. Hay quien escuchó el percal en la radio del taxi y atravesó unos instantes de confusión antes de abonar la carrera. Las tertulias competían en una cacofonía de palabrería institucional y lamentos. Las tribunas políticas se llenaron de pescadores de río revuelto.

Aquella mañana yo sintonicé un canal de televisión y lo primero que vi fue una rueda de prensa de Arnaldo Otegi. “La izquierda abertzale no contempla ni como mera hipótesis que ETA esté detrás de lo ocurrido hoy en Madrid”. ¿Pero qué ha ocurrido? “Una masacre” ¿Y quién es el responsable? "El Estado español mantiene fuerzas de ocupación en Irak y no hay que olvidar que ha tenido una responsabilidad en la guerra”.

El País entregó a los quioscos un titular bochornoso. "Matanza de ETA en Madrid". Con el tiempo hemos conocido las presiones que el Gobierno de Aznar ejerció sobre las redacciones. Ahora leo en la hemeroteca las declaraciones de políticos y periodistas y me parecen sonrojantes. Profesionales de la comunicación, maestros de la oratoria, todos quedaron en paños menores dando por buena una hipótesis que ni estaba confirmada ni coincidía con el modus operandi de ETA.

No se me olvida la cara de cemento de Ángel Acebes, ahora a sueldo de Iberdrola, que organizó aquel teatro indecente con la esperanza de amortizarlo en las urnas. Pero tampoco se me olvida que la mayoría de representantes políticos le hicieron el coro. Desde George Bush o las Naciones Unidas hasta José Luis Rodríguez Zapatero o Juan José Ibarretxe. Nadie se molestó en recurrir a la prudencia antes de atribuir a ETA un atentado que ETA ni siquiera había reivindicado.

Dirán que fue un desliz inofensivo. La realidad es que el 13 de marzo, en Iruñea, un policía nacional le clavó cuatro tiros a un panadero llamado Ángel Berrueta que se negó a dar por buena la versión oficial. Al día siguiente en Hernani, cuando la Ertzaintza disolvía a pelotazos una protesta por el asesinato de Berrueta, Kontxi Sanchiz se desplomó de un infarto. Dos víctimas que han desaparecido de los cómputos oficiales.

Han pasado dieciséis años y caben varias reflexiones. La primera es que no he escuchado rectificaciones. Nadie ha ofrecido disculpas por haber propagado información no contrastada. Parecería agua pasada si no fuera por que aquellos que vieron a ETA en Atocha en 2004 también vieron terrorismo en Altsasu en 2016 o en una pirotecnia de Sabadell en 2019. Los mismos que difundieron con los ojos cerrados las paparruchas de Génova siguen hoy esparciendo en portada atestados policiales y delirios judiciales sin tomarse la molestia de corroborarlos.

Todos los días es 11-M. Y todos los días muere un poco el periodismo.

 

Mostra el teu compromís amb NacióDigital.
Fes-te subscriptor per només 59,90€ a l'any, perquè és el moment de fer pinya.

Fes-te subscriptor

 

Jonathan Martínez
Jonathan Martínez (Bilbao, 1982) és investigador en Comunicació Audiovisual. Col·labora en diversos mitjans com Naiz, Ctxt, Kamchatka, Catalunya Ràdio, ETB i TV3. A Twitter: @jonathanmartinz
06/05/2021

La digestió del Catoblepas

06/05/2021

La digestión del Catoblepas

22/04/2021

Llibertat o llibertat

22/04/2021

Libertad o libertad

08/04/2021

Jo vaig córrer davant de Marlaska

08/04/2021

Yo corrí delante de Marlaska

25/03/2021

Turistes

25/03/2021

Turistas

11/03/2021

Tots els dies són 11-M

11/03/2021

Todos los días es 11-M

Participació