OPINIÓN

​Partido Socialista Obrero y de las JONS

«Sánchez entrará en la historia como el presidente que permitió a la ultraderecha duplicar sus escaños y convertirse en la tercera fuerza»

per Jonathan Martínez, 11 de novembre de 2019 a les 07:00 |

Hay que ver el alboroto electoral que se gasta la sede madrileña de Vox. La extrema derecha ha revitalizado la industria textil y las banderas rojigualdas se multiplican entre cánticos de victoria. A por ellos, oé. Yo soy español, español, español. Que viva España. Lo lo lo. Y un largo etcétera.


Es difícil extraer un titular que resuma las consecuencias del 10-N. Pero ahí está Santiago Abascal, encaramado en el balcón triunfal de su partido, para proporcionarnos en pocas palabras un diagnóstico político tan preciso como descabellado. "Hace once meses no teníamos ninguna representación en las Cortes generales y ahora somos la tercera fuerza en el Congreso".

Uno mira los resultados de las urnas con el mismo gesto aterrado de quien comprueba la factura de un restaurante caro. Sabíamos que el precio sería alto pero solo ahora, con los números en la mano, empezamos a calcular la magnitud de la tragedia. Es verdad que la caída de Ciudadanos es legendaria. Y también es verdad que el trifachito no suma. Pero la extrema derecha, impasible el ademán, se planta en Madrid con 53 diputados.


En la sala de ingenieros del PSOE, en un tiempo no muy lejano, alguien creyó que sería buena idea dar por finalizada la legislatura seis meses después de haberla inaugurado. Y parecía una jugada redonda. En efecto, el PSOE mantiene su bancada casi intacta y sus frustrados socios de gobierno, los morados de Iglesias, sacrifican siete peones en la partida. Por el camino, la operación Errejón devora tres fichas y tiro porque me toca.

Sin embargo, las consecuencias más perversas del juego llegan desde la grada derechista. En primer lugar, el Partido Popular remonta el batacazo de abril y asoma la cabeza como líder de la oposición. Hasta hace unos días, Pablo Casado manoteaba con respiración asistida. A partir de hoy, el barbado jefe de filas del PP ya puede sacar pecho gracias al chute de oxígeno que le ha suministrado Pedro Sánchez.


Pero si alguien puede descorchar hoy botellas de champán -ni hablar de cava catalán-, son los australopitecos de Vox. Mirad a Santiago Abascal, que cabalga con el puño al aire entre alaridos de “presidente, presidente”. Mirad a Javier Ortega Smith con su porte de pistolero falangista. Mirad al marqués Iván Espinosa de los Monteros, que suma votos y dividendos entre titulares de corrupción. Mirad a Rocío Monasterio, arquitecta prematura, azote de rojos y negros y maricas.

Nuestro querido Pedro Sánchez, que pasó de lloriquear en el Salvados de Évole a bloquear gobiernos de coalición, entrará en la historia como el presidente que permitió a la ultraderecha duplicar sus escaños y convertirse en la tercera fuerza. No es necesario ser Iván Redondo para comprender que la repetición electoral era un regalo a la caspa posfranquista. Hoy en la sede de Vox corean “a por ellos”. Y gritan “viva España”. Y dan las gracias al PSOE por lo bajini. Y ya en los postres levantan el brazo y cantan Cara al sol.

 

Mostra el teu compromís amb NacióDigital.
Fes-te subscriptor per només 5,90€ al mes, perquè la informació de qualitat té un valor.

Fes-te subscriptor

 

Jonathan Martínez
Jonathan Martínez (Bilbao, 1982) és investigador en Comunicació Audiovisual. Col·labora en diversos mitjans com Naiz, Ctxt, Kamchatka, Catalunya Ràdio, ETB i TV3. A Twitter: @jonathanmartinz
05/12/2019

Ataca el que protegeixen

05/12/2019

Ataca lo que protegen

21/11/2019

Tertulitis

21/11/2019

Tertulitis

11/11/2019

​Partit Socialista Obrer i de les JONS

11/11/2019

​Partido Socialista Obrero y de las JONS

07/11/2019

Elionor, la princesa de Troia

07/11/2019

​Leonor, la princesa de Troya

24/10/2019

​Franco «Superstar»

24/10/2019

​Franco «Superstar»

Participació