La plaça en honor al creador de l'estelada, objectiu de la ultradreta

| 19/01/2014 a les 00:21h
Arxivat a: Política, estelada, Vicenç Albert Ballester i Camps, ultradreta, MSR
Aquesta notícia es va publicar originalment el 19/01/2014 i, per tant, la informació que hi apareix fa referència a la data especificada.


Quan encara no havien passat ni 24 hores de la inauguració a Barcelona de la plaça en honor al creador de l'estelada, Vicenç Albert Ballester, la formació ultradretana Movimiento Social Republicano (MSR) ha aprofitat la foscor de la nit per mirar de tapar la placa i enganxar tot d'adhesius a la paret com a acció de protesta.

La formació, que anteriorment ja ha protagonitzat diverses accions anti-independentistes, ha reivindicat l'acció a la xarxa social Twitter, mirant així d'aconseguir un cert grau de notorietat.

 

(Mostra el teu compromís amb el model de periodisme independent, honest i de país de NacióDigital, i fes-te subscriptor per una petita aportació mensual. Fes clic aquí per conèixer tots els avantatges i beneficis. Apunta’t a la comunitat de NacióDigital, perquè la informació de qualitat té un valor.)

També us pot interessar

 

COMENTARIS

...
Anònim, 19/01/2014 a les 00:38
+14
-139
BIEN HECHO!!!
cat@cat.cat
manel.cat, 19/01/2014 a les 00:41
Molt interessant
+114
-11
marcaespaña, marcafeixisme, fillsdefranquistes, netsdefranquistes, tot son la mateixa i fastigosa porqueria de la caverna.

Quan siguem un país lliure i Independent, podrem desterrar a aquesta gentussa. I espero que es faci.

Visca la República Catalana!

|¡*¡| |¡*¡| |¡*¡| |¡*¡| |¡*¡| |¡*¡|
M.S.R.
Anònim, 19/01/2014 a les 00:56
Interessant
+79
-6
Moviment? han agafat el bus i han anat cap allà. Social? aquí no se que posar. Republicà? No seràn els de la tercera via....
Hay que decirlo todo
Anònim, 19/01/2014 a les 01:02
+30
-18
Firmaba sus escritos con el pseudónimo VICIME (acrónimo de "viva la independencia de Cataluña y muera España").
FILLS DE PUTA
eloi, 19/01/2014 a les 01:04
Interessant
+73
-7
Gentussa...!!!
Un intent que no servira de gaire
Colomer, 19/01/2014 a les 01:10
Interessant
+83
-6
Es neteja la placa, s'instalen cameres i es construeix una valla o proteccio.

300 anys d'ocupacio i encara no han pogut guanyar,nosaltres no abandonem mai, som catalans, es fara el que s'hagi de fer, i mes.
Si señor!!!
Adolfo.S., 19/01/2014 a les 01:18
+14
-119
España es una,y no 51.
Arriba España y los buenos patriotas,cómo estos héroes.
Una reflexió:
Dr.Sócrates.Hachim., 19/01/2014 a les 01:28
+9
-95
Que después de tanto tiempo nuestros recursos sean manifestaciones multitudinarias, conciertos maratonianos, silbar himnos y hacer cadenas humanas es en efecto lamentable. Somos una gran mierda. Que nos hayamos dejado saquear por una casta política infame justifica cualquier insulto que puedan dedicarnos.

Un pueblo digno se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.

Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.

La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.

Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.

El cese de este pájaro de la Marca España es más o menos el mismo caso. Mientras nos escandalizamos por sus palabras evitamos cualquier autocrítica, cualquier introspección y cualquier apuesta por el progreso y la calidad; y nos hundimos cada vez más en la podredumbre, en la miseria y en la mezquindad, armando de todavía más razones al próximo bravucón que venga a insultarnos.
No hi ha dret!
Anònim, 19/01/2014 a les 01:40
+9
-79
se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.

El cese de este pájaro de la Marca España es más o menos el mismo caso. Mientras nos escandalizamos por sus palabras evitamos cualquier autocrítica, cualquier introspección y cualquier apuesta por el progreso y la calidad; y nos hundimos cada vez más en la podredumbre, en la miseria y en la mezquindad, armando de todavía más razones al próximo bravucón que venga a insultarnos.Que después de tanto tiempo nuestros recursos sean manifestaciones multitudinarias, conciertos maratonianos, silbar himnos y hacer cadenas humanas es en efecto lamentable. Somos una gran mierda. Que nos hayamos dejado saquear por una casta política infame justifica cualquier insulto que puedan dedicarnos.

Un pueblo digno se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.

Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.

La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.

Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo Que después de tanto tiempo nuestros recursos sean manifestaciones multitudinarias, conciertos maratonianos, silbar himnos y hacer cadenas humanas es en efecto lamentable. Somos una gran mierda. Que nos hayamos dejado saquear por una casta política infame justifica cualquier insulto que puedan dedicarnos.

Un pueblo digno se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.

Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.

La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.

Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo
Que después de tanto tiempo nuestros recursos sean manifestaciones multitudinarias, conciertos maratonianos, silbar himnos y hacer cadenas humanas es en efecto lamentable. Somos una gran mierda. Que nos hayamos dejado saquear por una casta política infame justifica cualquier insulto que puedan dedicarnos.

Un pueblo digno se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.

Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.

La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.

Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo
Sembla mentida!
Jordi.M, 19/01/2014 a les 01:49
+7
-81
Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.

Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.

La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.

Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.

obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.
Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.

Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.
ed
Anònim, 19/01/2014 a les 02:05
+8
-78
Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere y lo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro Margallo obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia obligue a dimitir al pobre diablo que nos llamó "mierda" es un premio de consolación para una Cataluña que insiste en retozar en el lodazal del victimismo sin querer pagar el precio de su emancipación, mientras acusa a los demás de querer exterminarla cuando en realidad es ella misma quien se degrada con su cobardía, con su presidente y su equipo que en un país normal pedirían caridad por las esquinas, y con una ambición política de poblado, de tribu moralmente invertebrada e intrínsecamente corrupta.
La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo
nuestra Historia.La exacta medida de nuestra mediocridad se concreta en que todavía sean necesarios este tipo de debates, después de tantos años. Los corderos siguen siendo corderos y no se han convertido en leones. Que el ministro
Que don Luis de Galinsoga, director de La Vanguardia cuando La Vanguardia era franquista en lugar de independentista, fuera cesado por Franco al decir que todos los catalanes son una mierda, fue una clarísima mediocridad del Caudillo, que habría ayudado mucho más si en lugar de matar al mensajero hubiera clausurado La Vanguardia, para corregir de este modo el diagnóstico de don Luis, que de ningún modo se puede considerar tan equivocado si uno piensa que un diario como La Vanguardia era y es el que más leen los catalanes.Que después de tanto se alza para conseguir lo que quiere ylo consigue de inmediato, porque sentimiento y destino son una sola cosa. Un pueblo que quiere ser libre toma la libertad al precio que sea y la defiende como quien defiende su vida, porque ambas cosas son lo mismo entre hombres y países dignos.Pero a los catalanes nos falta dignidad y nos sobra orgullo: y eso nos convierte en un pueblo mezquino e incapaz de estar a la altura de nuestra Historia.O a veces parece,i/o sembla.

Saludos.
Llébre a la cassòla
Observant, 19/01/2014 a les 02:29
+31
-5
Podrìen pensar que és la millor manera d'atraure els que sóm independentístes a la causa d'Espanya, però és clar, ells no pensen perque la testosterona testicular els inunda el cervell, a l'argentina en diuen boludos. I llavors ho volen solucionar amb agressivitat, dominació, sabotatge...com les pobres bestiòles.
Trolls de l'Espanyistan
corcatalà, 19/01/2014 a les 02:41
+31
-4
Ara miren de que no opinem, que no deixem comentaris. Ja m'agrada, comencen a notar l'alé de que marxem.

Cal donar difusió del que han fet els unionistes.
Espanya=violència,violencia i mes violència
Anònim, 19/01/2014 a les 08:28
+39
-3
Aquest es el modus operandi dels espanyols i despres predicant el diàleg
Solució
Anònim, 19/01/2014 a les 08:32
+26
-5
Se instala una video camara i aquets colons garrulos que paguin de la seva butxaca
Solució
Anònim, 19/01/2014 a les 08:36
+22
-3
Se instala una video camara i aquets colons garrulos que paguin de la seva butxaca
no vull parlar-ne d'ells
Francesc Granollers, 19/01/2014 a les 09:48
+31
-2
El que si voldria dir a en Fernandez Díaz o sia al ministre d'interior del país veí, a veure que pensa fer contra aquesta gent que sap qui son, i que no ens amenaci amb "ruptures" que a la fi provoquen la gent que pensa com ell
No enganyen a ningú
Anònim, 19/01/2014 a les 10:02
+19
-3
Algú podia pensar que aquesta gent canviarien mai? El feixista, feixista es queda, per molt que ho vulgui amagar fent-se passar per "republicà", "demòcrata" o "liberal", o per molt que digui que els "feixistes" i "nazis" són les seves víctimes. I això, per una altra part, demostra que en Ballester i tots els que van oferir la seva vida defensant Catalunya segueixen ben vius.
Anar per feina
Independència 2014, 19/01/2014 a les 10:20
+33
-4
Ells aprofiten la nit i jo el dia . aquest article ho he enviat a : @BBCWorld @CNN @euronews @nytimes @guardian @Telegraph @WEBINDEP @1dex_Valais @ABC @afpfr @AJEnglish @AlguerIT @aljazeeranet @AndrewGeorgeLD @AP @araiaqui @AssociatedPress @AztecaNoticias @bbc @BBCWorld @BelTel @BFMTV @CarolineLucas @cbs @CBSNews @CdnPress @channel4news @clarincom @cnn @cnnbrk @cnni @dailytelegraph @ecuavisa @EkstraBladet @estadao @euronews @ExpressTweets @faz_finanzen @faznet @foxnews @france_presse @FredMichalak @ft @guardian @guardianworld @Guatevision_tv @haaretzjw @haaretzonline @hbc_1day @HBChokkaido @huffingtonpost @HywelWilliamsMP @inter_pl @irishexaminer @itelection @izvestia_ru @JdeQuebec @Jerusalem_Post @JonathaEdwards @kommersant @la_stampa @LaCroixCom @lanacioncom @latimes @Le_Figaro @LeDevoir @LeHuffPost @lemondefr @lesoir @LEXPRESS @liberation_fr @liberation_info @MaarivNRG @markdurkan @martinoticias @PeteforPerth @prensa_libre @quebec_news @Reuters @RomaniaExpres @RomanulSpania @RuleofLawshows @RTHK_HK @SABCNewsOnline @scotsmandotcom @scotsmanpaper @sternde @StewartHosieMP @sueddeutsche_de @tagesspiegel_de @taiwanews @teleamazonasec @telefecom @telegraph @TheChinaPress @TheIsraelNews @TheJournalNews @TheSiasatDaily @TIME @TimesLIVE @TOIIndiaNews @UkrPravda @UN @EU_Commission @unescoNOW @USATODAY @washingtonpost @weltonline @wpreview @WSJ @YediotAhronot @YesScotland

ORGANITZACIONS DRETS HUMANS @HmnRghtsProgram @hrw @hrwnews @HumanRightsNews @IntlCrimCourt @MinorityRights @UNrightswire @MartinSchulz
Qué pasada
Eduardo González Palomar (Manlleu), 19/01/2014 a les 10:32
+9
-43
Se conoce que las respuestas a las provocaciones del ultranacionalismo catalanista cada vez son más fulminantes.
hmm
Tomppa, 19/01/2014 a les 10:44
+25
-3
Els primers que van atacar en contra eren la gent del PP diuen que no tenia prou mèrits com això de tenir una plaça ... el PP des d'ara es qualifica com ultra dreta espero ?
FÀCIL I DRÀSTICA SOLUCIÓ
El Vicenç, 19/01/2014 a les 10:46
+15
-5
El tema té fàcil solució: un cop netejat el lloc, es podria encerclar amb un fil-ferrat electrificat a 25.000 volts i amb una altura de 6 metres amb els consegüents cartells avisadors, que intentar passar el fil-ferrat electrificat fóra del tot perillós, amb causa de mort. Segur que no s'hi acostaria ningú! Com que per a fatxendes i fatxes que són, els brètols que han fet aquesta execrable acció no es creurien que el fil-ferrat està electrificat, com a mínim un o dos s'hi quedarien enganxats. N'hi hauria prou perquè els demés s'ho repensessin.
I si els avisos de perill de mort per electrocució es posessin ben visibles i amb lletres de considerable grandària i si molt convingués escrit també en la llengua dels fatxes i fatxendes brètols, per llei, no haurien de tenir dret a cap reclamació per electrocució, per allò de què qui avisa no és traïdor!
Ni cas...
Josep C&C, 19/01/2014 a les 10:47
+26
-4
Ha tingut que canviar molt les coses quan fa quatre dies eren altres els que amb nocturnitat feien manifestos contraris. Això vol dir que hem passat de ser una minoria a una majoria... Anem per bon camí!

Amb serenitat i respecte hem de continuar amb la nostre. Totes aquestes acciones no fan mes que reafirmar que ho estem fent bé!

Ni cas
rsp, 19/01/2014 a les 10:55
+22
-5
No caiguem en provocacions. No insultem. No fem res que pugui servir-los de pretext. Aquests cartells es desenganxaran i cauran. Que no caigui el nostre crèdit internacional per una ximpleria...
COVARDS.
Anònim, 19/01/2014 a les 11:18
+32
-4
Ja s´esperava un acte així. Són els de sempre, actuen amb nocturnitat i quan ningú els veu. Bé, els espanyols han sigut així sempre, covards i que te la claven per l´esquena.
Aquestos
mikelet, 19/01/2014 a les 11:33
+21
-4
Aquesta gent en la nova Catalunya,espero no hi tinguin cabuda.Volem ser un pais lliura i sense feixistes.Per això varen lluitar els nostres pares i avis.
SI SI
Anònim, 19/01/2014 a les 11:42
+22
-3
Nosaltres ja no podem fer cap pintada a cap simbol feixiste, perquè ja no quedan a Catalunya......JUAAAAAAAASSSSSSS!!!!
Res de nou..
Moragues, 19/01/2014 a les 11:42
+21
-4
Aquesta gentola (gentuza en hispà), es comporta aixì des de la creaciò de això que en diuen "estado espaÑol" fa escassament 300 anys. Es el seu ADN. Insultar, emmarranar, amenaçar... tot menys dialogar o esforçar-se per entendre la resta del mon. Ahh no , perdò que si que tenen un diàleg etern: "El de los puÑos y las pistolas"... ho es que heu oblidat als pistolers del Pepe Antonio Primo de su Padre, o a Ramiro Ledesma Ramos o a Onésimo Redondo, tots declarats "demòcrates"???...
Guanyarem!
María Pérez Moreno, 19/01/2014 a les 12:20
+22
-3
Primer ens ignoraven, despres se'n reien, i ara ens estan atacant. Això vol dir que GUANYAREM!!!!!!!
Impresentables
St Martí de Provençals, 19/01/2014 a les 13:05
+13
-1
Aquests impresentables també van empastifar mig barri de St Martí de Provençals, duran la nit, covards com sempre. La majoria del veïnat no va trigar ni un o dos dies en treure tota la merda amb què van empastifar persianes de comerços, entitats bancàries, portes de pàrkings, fins i tot alguna porta d'escala particular.
A partir dels comentaris dels veïns amb qui he parlat, han aconseguit tot el contrari del què volien. Però es clar, per voler alguna cosa cal pensar-la, per pensar cal tenir cervell, i aquí és on tenim el problema. A on no n'hi ha, no en raja.
EL PP APUNTA I ELS ULTRADRETANS DISPAREN (SON PROFATXES)
QUICOQUICO, 19/01/2014 a les 13:11
+17
-0
Què curiós, el PP fa manifestacions en contra d'haver atorgat aquesta plaça a Vicenç Albert Ballester i l'ultradreta automàticament la posa en la seva diana. Em sembla que els mateixos del PP tenen un nom per a això quan es donen aquestes coincidències amb el PNV i els moviments de l'Ezquerra Abertzale, oi?. Doncs sí, si segons el PP uns són ProEtarres, jo dic que els del PP són ProFatxes
Són uns pringats
:-), 19/01/2014 a les 13:34
+13
-1
Es neteja la façana de merda i tot arreglat.
Catalunya catalana
33, 19/01/2014 a les 13:47
+18
-1
He baixat a arrencar els cartells però ja no hi eren. La notícia hauria de ser que aquests cartells no han durat ni 5 segons o millor encara no fer notícia, sinó només se'ls dóna ales, a aquests feixistes espanyols
Fora d'aquest espai de debat a la xusma espanyolista
Anònim, 19/01/2014 a les 13:54
+13
-1
Al "pájaru" que ha escrit "una reflexió", "no hi ha dret" et alter. La gentussa de ciutadans teniu altres mitjans d'expressió de la vostra merda pseudoideològica, no cal que vingueu aquí a depositar les vostres tifes verbals.
Per l'anar per feina
Anònim, 19/01/2014 a les 13:57
+2
-10
Molt bona feina!
a sacoooooo
Antonio Banderas, 19/01/2014 a les 13:59
+1
-28
No deixarem ni una puta estelada ni plaques de terroristes catalanistes .... netejarem catalunya de tota la merda que heu anat posant , visca España ¡¡¡
Que en són de paletos..
Anònima11, 19/01/2014 a les 14:34
+11
-1
I Això es una organització que fa riure i que són uns paletos a més a més d'uns catetos. que esperem d'aquesta gent aixi, que només sap respondre amb violènca.. que vegin a tot el món el que fan a les escanyes arrobellades, putrefactes, i insipides.. que són uns autèntics paletos sense cultura ni "Seny" per sobre de tot.. que veiguin que a catalunya som més seriosos que ells, que ells tot s'ho prenen a broma, s'ho prenen com un joc, i quant veuràn que la cosa va en serio JA NO HI SERÀN A TEMPS per que aquest cop SÍ QUE JA HAN VEGUT OLI.. que vaigin tant de prepotents, que anant d'aquesta forma i fent les coses per la nit no solucionarán res.. l'unic que ocasionarán, es que ho llimpiem i fiquem més mesures de protecció contra la faxenderia desgraciada i inhumana dels escanyols catetos de merda! FORA FAXES DE CATALUNYA!!!! FORA MERDOSOS ESCANYOLS FORA MERDA ESCANYOLA!!!!!!!!!!!!! no en volem més son patètics i retrassats i son uns descelebrats aqueset cop GUANYAREM per una ÀMPLIA MÀJORIA ABSOLUTA!! SI i SI INDEPENDENCIA JA.. aquets paletos, veuen que s'els hi acaba el xollo per això ja no saben el que fer ni com raccionar i ho fan de la manera més estupida com si fosin criatures de 5 anys protestant per que li tornin el xupete! au a cagar mitjes merdes escanyoles que aixi no aneu enlloc IMPRESENTABLES!!!!!! la premsa internacional tot això ho recull i veuen a tot el món el patètics que sou i de la manera que jugeu IMBÈCILS!!! sou la escòria HUMANA en persona i ningú US VOLDRÀ i a EUROPA ningú us farà cas ni a EUROVISIÓ AL FINAL!! tindreu el que us mereixeu per desgraciats!!!

A LA MERDA escanya i la seva merda incultura!! BYE BYE! que rebenti ja escanya que només es un invent dels paletos retrassats de madrid no es res més! CATALUNYA no es ESCANYA!! CATALUNYA es un nou ESTAT D'EUROPA!! inútils!
Y después...
Iván, 19/01/2014 a les 15:01
+3
-27
hablan de que si hay una fundación Fransico Franco, pero no hablan de ellos. Vosotros, que dedicáis la calle a un individuo como este, un individuo que por lema llevaba "Visca Catalunya lliure i mori Espanya". Vamos, que por valores no le faltarán, a este terrorista. Que será lo próximo? Dedicarle la calle a terroristas de Terra Lliure? O dedicarles la calle a asesinos de ETA? En vosotros ya nada me extraña.
Y por otra banda, felicito a Movimiento social republicano por este hecho, y animo a todo el mundo a seguir este ejemplo, para acabar con la impunidad separatista. Estamos hartos de esta gentuza. Así ya no podemos seguir!
Y después...
Iván, 19/01/2014 a les 15:05
+3
-27
hablan de que si hay una fundación Fransico Franco, pero no hablan de ellos. Vosotros, que dedicáis la calle a un individuo como este, un individuo que por lema llevaba "Visca Catalunya lliure i mori Espanya". Vamos, que por valores no le faltarán, a este terrorista. Que será lo próximo? Dedicarle la calle a terroristas de Terra Lliure? O dedicarles la calle a asesinos de ETA? En vosotros ya nada me extraña.
Y por otra banda, felicito a Movimiento social republicano por este hecho, y animo a todo el mundo a seguir este ejemplo, para acabar con la impunidad separatista. Estamos hartos de esta gentuza. Así ya no podemos seguir!
No són d'ultradreta: són d'esquerres
Sílvia Casals Major, 19/01/2014 a les 17:29
+0
-6
Mireu sinó las seva web msr.org.es
Els ha faltat temps
Anònim, 19/01/2014 a les 18:42
+0
-3
La propera vegada que es construeixi alguna cosa independentista haure de fer una porra amb els colegues per aviam quan triguen a intervenir els fatxes que ens envolten
Gràcies!
Francesca, 19/01/2014 a les 18:44
+9
-1
Sempre col·laborant en la difusió de l'independentisme. Vicenç Albert Ballester i Camps no era prou conegut. Ara sí.
No se, no se.
Anònim, 21/01/2014 a les 07:06
+0
-1
pero así firmaba sus escritos el hombre al que le han dedicado la plaza, Vicenç Albert Ballester Camps:

VICIME (acrónimo de "viva la independencia de Cataluña y muera España").

¡Que buena persona (q.e.p.d. este sujeto) fue mientras caminaba por la tierra!

Las calles y las plazas deberían estar numeradas y nunca dedicadas a nadie en particular. Esto es primitivo.

FES EL TEU COMENTARI

D'aquesta manera, verifiquem que el teu comentari
no l'envia un robot publicitari.
Ramon Espadaler | Adrià Costa
Pep Martí | 13 comentaris
01/01/1970
El dirigent democristià afirma que "una campanya electoral amb consellers a la presó seria una situació dramàtica" | "Vaig nomenar Trapero perquè sabia que si m'havia de venir a detenir ho faria amb cura i elegància", assegura l'exconseller d'Interior
01/01/1970
Joana Gomila, Xavi Múrcia, Miquel Gil, 'Titot', Quico el Célio i el Noi, Jordi Fàbregas i Pau Riba mostren la seva indignació al concert "Folk per la llibertat"
Jaume Coll Mariné i Joan Jordi Miralles, a Gandia | Àlex Oltra / Gandia
01/01/1970
El guardons, que s'han lliurat aquest divendres al vespre, premien l'obra "Un arbre molt alt" amb el LV Premi Ausiàs March de Poesia i "Aglutinació" amb el XXXIX Premi Joanot Martorell de Narrativa
Imatge del Concurs de gossos d'atura de Torroella | Torroella de Montgrí
Esteve Plantada
01/01/1970
NacióDigital recomana el concert Folk per la llibertat, l'Orígens d'Olor, la Fira del Bosc i la Pagesia, el Festival Panoramic, la Fira de Santa Llúcia, i el Concurs de Gossos d'Atura de Torroella
Turull, Junqueras i Puigdemont, l'endemà de l'1-O | Martí Albesa
01/01/1970
La proposta de nou punts programàtics compartits deixa de nou en suspens el desplegament de la República però manté aquest horitzó | Les dues candidatures pretenen centrar-se en el procés constituent per ampliar les adhesions socials a la independència i en sumar suports internacionals per forçar l'Estat a negociar
Oriol Junqueras i Carles Puigdemont a la manifestació per reclamar l'alliberament de Jordi Sànchez i Jordi Cuixart | Adrià Costa
01/01/1970
Les candidatures de Puigdemont i Junqueras acorden uns compromisos compartits en els programes del 21-D que ara han de negociar amb la CUP | Les llistes també reclamarien la llibertat dels presos, la fi del 155, la retirada dels "piolins" i un compromís de Rajoy davant la comunitat internacional de respectar els resultats
L'ICAB ha acollit avui un acte per la llibertat dels presos polítics. | @omnium
Pep Martí | 2 comentaris
01/01/1970
Òmnium i l'ANC omplen el Col·legi d'Advocats al crit de «llibertat presos polítics!»
Deixem rastre a totes les xarxes socials | Adrià Costa
Josep Lluís Micó
01/01/1970
«Umberto Eco va avisar de la invasió dels imbècils que es pensen que tenen el dret a opinar del que sigui sense mesura. Doncs bé, ja els tenim aquí»
La Torre Glòries reflectida a un edifici | Adrià Costa
Jordi Bes | 10 comentaris
01/01/1970
La propietat de la icona barcelonina, Merlin Properties, continua la reforma per llogar-la a diverses oficines a partir del 2018 | A l'edifici s'hi pot fer un hotel, però amb condicions: només si es traslladen places d'un establiment ja existent i sense que en creixi el nombre
La comissaria de la policia espanyola de la Línea | Google Maps/NacióDigital
Isaac Meler | 21 comentaris
01/01/1970
Un jove de Sabadell assegura que un agent de la Policia Nacional li va fer preguntes sobre la seva ideologia i li va impedir denunciar un robatori amb arma de foc
Agustí Alcoberro, Gemma Recoder i Linus Puchal, en la presentació del concert del 2 de desembre | ACN
Roger Tugas | 5 comentaris
01/01/1970
Els grups tocaran gratuïtament i els recursos nodriran la caixa de resistència, que ja ha pagat 3,05 milions en multes i fiances i encara té 1,5 milions més | Entre els músics del recital del 2 de desembre hi ha Gerard Quintana, Pemi Fortuny, Lluís Gavaldà, Els Catarres, Joan Rovira, Oques Grasses, La Sra Tomasa, Doctor Prats, Itaca Band, Judit Neddermann o Els Amics de les Arts
Évole durant l'entrevista a Maduro | Salvados
Toni Vall | 11 comentaris
01/01/1970
«Évole té un gran avantatge: és un home. El masclisme existeix també en aquesta professió i és bo explicar-ho» | «Per què totes les presentadores d'esports de la televisió han de ser joves i tan guapes?»
Jordi Ballart, exalcalde de Terrassa | Adrià Costa
Sara González | 10 comentaris
01/01/1970
L'exalcalde de Terrassa denuncia les "connivències" entre el partit i la "multinacional del sector de l'aigua" | Després de renunciar a l'alcaldia i d'haver estripat el carnet socialista ha rebut, assegura, dues ofertes que ha refusat per anar a les llistes del 21-D | Considera que Pedro Sánchez ha estat "un gran engany"